domingo, 16 de junio de 2013

SEGOVIA: NEBULOSA DEL PENSAMIENTO

Aprovecho las fotografías del pasado fin de semana en Segovia, una ciudad que me encandila y de la que es originario mi padre. Tras "empollarme" el DVD de Manolo Jiménez sobre acuarela en el que explica el tema de la síntesis y la luz y sombra de forma magistral, abandono los paraguas auqnue no los grises. Tan sólo pensaba titularla "Segovia", pero mi amiga Estela ha publicado en facebook el siguiente texto "Ese camino es como la nebulosa de un pensamiento, pensamiento que se aclara al final de esa vía ...volviéndose transeúnte ... ignoto o amigo ... al sol de una calle cualquiera ...", y se me ha ocurrido ponerle el título de "nebulosa del pensamiento". Arches grueso 70 x 50.
Un fuerte abrazo a todos.

miércoles, 12 de junio de 2013

SEGOVIA 92 X 73

Aprovechando que tenía que ir a Segovia, el domingo participé en el concurso de pintura rápida que se daba en esta preciosa ciudad. Lluvia y más lluvia. Finalmente me quedé en la propia puerta del hotel donde me hospedaba con la única vista posible, la calle Mayor y al fondo la propia Plaza Mayor. Repetitivo en el tema (calles mojadas) y nuevamente explotando los paraguas, los reflejos y las figuras con el perro. Nunca más, lo prometo, la próxima cambio. Un bonito fin de semana en el que tenido ocasión de conocer personalmente a grandes maestros de la pintura. El primer premio en acuarela se lo llevó nuestro profe de la agrupación de acuarelistas vascos Carlos Espiga, el segundo Manolo Jiménez. Camilo Huéscar un accésit con otra acuarela preciosa .

lunes, 3 de junio de 2013

PRIMER PREMIO CONCURSO DE ACUARELA MANUEL BALSA

El pasado sábado 1 de Junio, se celebró la 5ª. edición del concurso de acuarela al aire libre MANUEL BALSA "EL RUSO". Uno de los pocos concursos dedicados únicamente a la acuarela, organizado por el Museo de Reproducciónes Artísticas de Bilbao en homenaje al gran maestro de la acaurela D. Manuel Balsa. Gran nivel artístico y participativo para reflejar la zona de Bilbao La Vieja. Después de moverme de un lado a otro sin saber muy bien qué pintar, tras un café, algún cigarro (a ver si lo dejo de una santa vez) y cotilleando entre las obras ya avanzadas de otros compañeros, me decidí por esta calle; se trata de la Calle San Francisco en su fuga hacia la plaza Zabalburu. Eliminé coches, personas y todo lo demás y, aprovechando el día lluvioso, una vez más opté por reflejos, paraguas y luz. Una acuarela muy rápida donde traté de captar la atmósfera del día y el bonito contraluz que nos ofrecía la posición del sol. El tiempo apremiaba y finalmente el jurado se decantó por esta acuarela. Más contento que un niño con zapatos nuevos por este primer premio y por el segundo que recayó en mi compañero y amigo Juan Carlos Lang y, sobre todo, la excelente compañía y afecto de mis compañeros.